07 diciembre 2008

Cita semanal

El verdadero aficionado a los libros sabe que el placer concluye con su adquisición; mejor dicho, que la delicia suprema consiste en tener el libro a nuestro alcance, en saber que es posible leer en él... y luego no leerlo.
183464180_7479133bb1

1 comentario:

Tiresias dijo...

¡Qué gran verdad!
¡Qué maravilla sufrir este síndrome de Diógenes de los libros!