25 abril 2009

Causas y azares, segunda parte

En noviembre de 2008 escuché una noticia sobre los centros de trabajo de los minusválidos en Aragón. No me gustó el enfoque, ni la conclusión que ofrecía. Venía a decir: "En Aragón hay x discapacitados; un mínimo porcentaje trabajan, el resto se queda en casa disfrutando de subvenciones".

Esa misma tarde propuse a mis jefes un reportaje que intentase responder a esta pregunta, "¿Por qué sólo trabaja una pequeña parte de los minusválidos?
"

5 meses después - las cosas de palacio van despacio- aquí está. Se puede ver en Youtube o, con mejor calidad, en Vimeo.



Como en cualquier trabajo más o menos creativo, no he conseguido mis propósitos. Al menos, no de forma completa. Necesitaría una hora de televisión para poder abarcar todos los aspectos del trabajo de los discapacitados. Y en televisión el tiempo es muy limitado.

En el reportaje no hay datos, sólo opiniones. Es un fallo grave. Mi intención era colocar rótulos que informasen sobre el número real de discapacitados físicos, cuántos de ellos tienen un trabajo normal, el porcentaje de mujeres sobre hombres que está en paro, el tipo de puestos que ocupan, el salario que cobran... Ha sido imposible.

He llamado a todos los teléfonos que he encontrado. Disminuidos Físicos de Aragón, Departamento de Salud del Gobierno de Aragón,
Departamento de Trabajo del Gobierno de Aragón, Instituto Nacional de Estadística... Nadie me ha podido ofrecer datos. Nadie sabe cuántos minusválidos hay en Aragón (yo tengo un certificado de minusvalía, supongo que el resto de minusválidos también....); nadie sabe cuántos de ellos trabajan (pero yo marqué una x al firmar mi contrato de trabajo). Como dijo una compañera mía, "no existimos".

En cualquier caso, para ser mi primera incursión en el mundo del reportaje, estoy satisfecho. Esto es periodismo. Y me gusta.

Hay mucha gente que cree que yo mismo debería haber sido parte de reportaje, o el propio hilo conductor. Yo no lo veo así. Puedo ser discapacitado, pero a la hora de trabajar estoy al otro lado de la barrera. ¿O acaso un periodista fumador se pondría como ejemplo a la hora de informar sobre los efectos del tabaco?


La versión emitida en Aragón Televisión contenía un "epílogo" en que se veía al redactor, al operador de cámara y al editor trabajando en la cabina. Era el modo más elegante que encontramos para decir que era un reportaje sobre minusválidos hecho por un minusválido. Lo acepto.


Para la versión de Internet he suprimido este epílogo. El vídeo termina en fundido a negro. Como debe ser.

Espero que os guste.


Actualización 19'18:

El egocentrismo que me es propio me lleva a olvidar que el trabajo en televisión es un trabajo en equipo. Este reportaje no habría sido posible sin la colaboración de muchas personas. Pero, ante todo, es indispensable la imagen -precisa y creativa- grabada por Mario Gómez.

3 comentarios:

Pablo dijo...

El reportaje ha quedado muy bien, sobre todo por la labia seductora y el inmenso atractivo físico de ese tal Pablo. Me he enamorado.

No, ahora en serio, un diez por un reportaje hecho con sentido, con inteligencia y con talento. Efectivamente, la gente no tiene ni puta idea lo que es vivir con una minusvalía. La mayoría de los minusválidos son invisibles, encerrados en sus casas o en residencias, asustados a diferentes niveles por las barreras sociales y físicas que intuyen para hacer casi cualquier cosa.

El siguiente reportaje, acerca de cómo salimos de juerga, nos pasamos con los vinos, o...

El Desván de la Memoria dijo...

El trabajo me ha parecido magnífico, y más aún que la cuestión que trata se difunda lo más posible.
Mis felicitaciones,
Ramón

Mme. Puisac dijo...

Bueno, querido, yo no te doro la píldora. Mis críticas y despellejamientos ya te los he desgranado en vivo.

Mi enhorabuena es por ser así el primero de tus repors. El primero. Vendrán más.

Y sea porque los hagas tú, o porque nos dés una idea y la hagamos cualquiera, lo que más mola es tu punto de vista.

No queda otra que hacernos pasar a todos por ese punto de vista para darnos cuenta de muchas cosas. Porque es más que necesario abrir debates y mentes.

PD: Pero en este y en otros muchos temas, que nos cuesta mucho ponernos en la piel de los demás.