26 mayo 2009

Sequía

Hace algo más de un año escribí:

Es deprimente no poder leer. Me ocurre de cuando en cuando, alguna vez ya lo he contado aquí. Empiezo un libro y lo tiro a las pocas páginas. Normalmente son libros en los que había puesto grandes expectativas. Libros recomendados por Babelia, por El Cultural, por ABCD. O por todos a la vez. ¿Es posible que todos estén equivocados?

Llegan a mi mesa con una amplia sonrisa y los brazos abiertos. "Ven a mí: te haré pasar un buen rato. Mejor aún: te iluminaré, te revelaré sensaciones nunca experimentadas. Soy el libro del futuro". Es lo que parecen decir algunas novelas actuales. Otras, en cambio, tienen un discurso muy diferente: "Soy un clásico, ¿Qué más puedes pedir? Nací hace siglos y aún hoy soy leído. De mí recibirás la sabiduría de los antiguos, la imperecedera, la eterna. Recuerda: soy imprescindible. Si no me lees, estarás incompleto."

Al final, la mayoría fallan. No cumplen lo que prometen. Crean falsas expectativas. Me hacen perder el tiempo y el dinero. Cuando cierro con más ira que tristeza (antes sí me entristecía, ahora me pongo furioso) una novela, me entran ganas de abandonar la lectura y pasarme al audiovisual (HBO es grande, muy grande). Realmente, no pueden existir tantos buenos libros como las editoriales y los suplementos literarios quieren hacernos creer. Es imposible. Hay mucha morralla. Y no me refiero a los bestsellers de una temporada: hablo del apartado "literatura".

Lo malo del asunto es que para encontrar una joya, (o incluso una piedra más o menos pulida) hay que tragarse mucho, mucho barro.

Hay quienes me llaman radical, y me acusan de no dar una oportunidad a los libros o las películas.

Ya he perdido mucho tiempo. Si me levanto dos horas y media antes de entrar a trabajar para poder leer un rato, no es para aguantar basurillas con pretensiones literarias.

Estoy muy enfadado. Quiero leer. Necesito leer.

He revisado mi biblioteca. Nada me atrae. Quizá relea alguna buena novela. A veces ayuda.

Para quien no sea adicto, éste puede ser un problema muy menor. Alguno jamás experimentará esta angustia. Los que me conocen comprenderán mi situación.

Sólo espero que no dure mucho.


Pues eso.

4 comentarios:

L.N.J. dijo...

Me ha encantado como lo has expresado, ¿ no te parece que deberías dejar pasar un tiempo para volver a leer ?, te pregunto simplemente. Quizás nos resulten, demasiadas repetidas todas las historias, anécdotas; siempre las mismas palabras.....
Quizás un tiempo de silencio no viene mal a la lectura, hasta que un día llegas y no sabes cómo, te quedas impregnado de otras historias que te conmueven. No sé, quizás,

Saludos, me he sentido muy identificada contigo.

Carmina dijo...

soy lectora empedernida, y como no me trago mucha bazofia para encontrar un buen libro, si señor, quizas si te enfadas tanto es por el dinero invertido, te has planteado leer solo aquello que entre por los sentidos, pasearte una tarde entre los estantes de una libreria y dejar que sea el libro quien te escoja a ti, y no tu quien lo escojas a el.... a veces eso funciona... para los que necesitamos nuestra racion diaria de tinta es frustrante no disfrutar con la lectura de un libro, pero no conociendote no me atrevo a recomendarte nada, puede que me equivocara en la eleccion de la obra a recomendar... Veo que estas leyendo Nada de Carmen Laforet...

Anónimo dijo...

Hola,
Dime una dirección de e-mail donde escribirte. Tengo una información que quizá te interese incluir en tu blog.
Mi correo: janaru@gmail.com

Un saludo.

Adriana dijo...

Mi pequeño saltamontes, hoy he entrevistado a un escritor friki, curioso a la par que interesante. Ha escrito un libro que quizá jamás te leerías por iniciativa propia pero dado tu estado de necesidad absoluta te lo lanzo por si quieres investigar nuevos mundos. Se titula "Erótica Mix". Habla de las 4 caras del sexo desde el punto de vista de hombres y mujeres. Ya se que no es tu ámbito natural pero con esto tb aprenderemos. A mi me ha promeitdo que la 2ª historia habla del sexo romántico que se supone que es el que me gusta. No te preocupes que tb hay otros tipos de erotismo menos románticos...jejeje. El tio en cuenstión se llama Pep Blay...
Y eso...suerte...