04 mayo 2009

El gesto valiente

Ayer a las 3 de la mañana terminé la lectura febril de Anatomía de un instante. Hasta hace una semana nunca me había interesado el intento de golpe de Estado. Me aburría. Nunca he escuchado de forma atenta una noticia, un reportaje al respecto. Todo lo relacionado con aquel día lo desechaba.

¿Por qué, entonces, compré de libro de Javier Cercas, un escritor cuya obra no soporto? Ni idea.

Pero sí puedo afirmar que estas 400 paginas redimen de forma completa el engaño al que sometió a los lectores con sus dos obras anteriores.

Anatomía de un instante, ya se ha dicho muchas veces, no es una novela, ni un ensayo, ni un reportaje periodístico... No es nada de ello y es todo a la vez. Ahí, seguramente, radica su éxito.


No es una novela de no ficción porque hay mucho lugar para la imaginación de Cercas. Hay mucho adjetivos muchas suposiciones, mucha opinión. No es una novela de ficción porque lo que cuenta sucedió de veras (aunque los motivos y sentimientos de los protagonistas no fueran necesariamente los que Cercas describe). No es un ensayo sobre el arte de política, pero a ratos lo parece.

Da igual: no importan las etiquetas. Es un gran libro.

Si consigue tener a una persona no interesada en el golpe despierta hasta las 3 de la mañana, es que es un gran libro.

1 comentario:

El Desván de la Memoria dijo...

Tenía curiosidad por leer este libro; ahora más, claro.
A ver si el tiempo me lo permite.
Gracias. Un abrazo,
Ramón