24 marzo 2008

Frikinoticia

Alcohol drogas y sexo, una combinación explosiva que ha llevado al instituto Queen Elizabeth School, en la localidad de Wray al norte de Inglaterra, a tomar una drástica medida: repartir píldoras abortivas entre sus alumnas.

Según informa el diario británico 'Daily Mail', dos adolescentes consiguieron, mediante la falsificación de firmas, el permiso necesario para celebrar una fiesta en las instalaciones públicas del centro.

Finalmente, según explican los profesores, la fiesta se convirtió en una orgía multitudinaria, en la que llegaron a participar unos 200 alumnos, que un alto número de adolescentes practicó sexo sin protección.

El desmadre de estos jóvenes, no sólo ha obligado al centro a repartir píldoras abortivas entre las alumnas de 14 y 16 años, sino que también se ha visto forzado a enviar una carta a los padres advirtiendo que la orgía de sus hijos puede traer consigo contagios de enfermedades sexuales, así como embarazos no deseados entre las asistentes.

La carta es muy clara y no deja ningún atisbo de duda: los jóvenes consumieron "cantidades de alcohol considerables (...) estaban demasiado borrachos como para tener control de ellos mismos. El riesgo es real, asuman lo peor".

Al parecer, y según informa el diario, no es la primera vez que ocurre algo así en este instituto. Hace casi dos años otra fiesta acabó con numerosos jóvenes borrachos, varios destrozos y similares escenas sexuales.

Pero, la juerga de estos adolescentes no sólo se quedó en la ya popular orgía, sino que tras ingerir grandes cantidades de alcohol y drogas los jóvenes destrozaron el inmobiliario de las instalaciones donde lo celebraron, en el que se encontró material roto, restos de drogas y gran cantidad de suciedad.

El dueño de un pub de la zona ha contado que el estado de los adolescentes era tal que llegaron a amenazarle cuando no quiso venderles ni tabaco ni alcohol. Tanto es así, que a la mañana siguiente se encontró la fachada de su local llena de orines.

También una ambulancia fue atacada por este grupo de jóvenes cuando acudió al lugar para atender a un joven. Primero se encontró con unos cuantos adolescentes desenfrenados desnudos en la calzada, y cuando consiguió salir de allí otro grupo intentó volcar el vehículo.

1 comentario:

Tiresias dijo...

La libertad consiste, también, en tener que hacer frente a las consecuencias de los propios actos. Así que, si de mí dependiera, nada de repartir pildoritas.

Pienso, además, que la noticia va más allá de lo que llamas "frikinoticia" porque muestra una tendencia en el mundo actual por la cuál a los jóvenes/adolescentes no se les suele pedir cuenta de sus actos y de estos polvos vendrán los lodos... al tiempo...