17 noviembre 2009

Tweet or not tweet

Tengo que tragarme mis palabras. Hace unos meses juré que no volvería a caer en la tentación de las redes sociales. Estaba harto de caras-libros, graznidos y demás zarandajas que están invadiendo la red. Parece que si no estás en Facebook no eres nadie (peor: eres alguien pero no sabes quién), si no tienes Twitter no tienes futuro en el periodismo, etc.

Quizá sea un poco eso, quizá sea ego (¿tendré más visitas al blog si estoy en Twitter?), quizá sea mi tradicional cabezonería y rechazo a todo lo nuevo. El caso es que me estoy planteando seriamente volver a Twitter.

Me da que al final me gustará y acabaré enganchado, como me ha pasado en otras ocasiones. Me costó mucho escuchar a Bob Dylan sin que me entraran ganas de cortarle esa garganta de la que salía aquella voz estridente; tuve que ver varias películas de Wody Allen para descubrir que me gustaba su estilo; hasta el cuarto intento, no terminé un libro de Javier Marías... Y también juré no crear un blog: ¿para qué?

He leído las FAQs de Twitter, he buscado cómo crear urls cortas, he navegado por las cuentas de los blogueros que sigo... y aún no entiendo nada.

En serio, ¿qué hay que poner en Twitter? ¿Hay que meterse en la web para actualizar? ¿Me arruinaré si twiteo desde el móvil? ¿De ónde saco las urls cortas?

Tweet or not tweet: that's the question.

2 comentarios:

Alex dijo...

Tambien te costó engancharte a friends y luego mira....

Mme. Puisac dijo...

Ya me has agobiado...yo ahora iba a renovar post...pero paso¡¡¡

A mí me gusta más la vida real...