10 junio 2007

¿San Google?

Google crece. El pequeño buscador nacido en 1998 se ha convertido en un imperio a base de absorber otras empresas. Es más que un buscador. Al azar, es dueño de Youtube (el videoclub más grande del mundo), Blogger (el mejor servidor de blogs), Adsense (publicidad en la red), Panoramio (fotografías geoposicionadas) y Greenborder (software de seguridad).

Asimismo, ha amplido sus prestaciones y proporciona servicio de mensajería, un pack de ofimáti
ca online, noticias de todo el mundo al instante, mapas de todos los puntos del planeta...

No es un asunto de dinero, sino de poder. En la red circula un vídeo sobre el “plan maestro de Google para dominar el mundo”; también existe otro (más interesante) sobre el futuro de los medios de comunicación, un futuro en el que la alianza entre Google y Amazon desbancará a los medios tradicionales.


Lo cierto es que Google fascina y produce vértigo al
mismo tiempo.


El buscador no tiene oponente: lo que hoy es una gran empresa en expansión con algunas ideas innovadoras, en el futuro será el Gran Hermano. Esta semana también aparecían notas en torno de anéccdota sobre Googlemaps. Por lo visto, el buscador no sólo puede visualizar una calle o tu casa, sino que puede registrarte caminando por la calle, leyendo en tu jardín o cometiendo adulterio.

Estoy seguro de que sus creadores no lo hacen con mala intención. No son unos aspirantes a líderes totalitarios que quieran tenernos controlados. Simplemente, son las consecuencias de indexar todo, absolutamente todo. Pero, ¿qué van a hacer?, ¿detener su negocio?

No importa que yo escriba este post; ni que alguien escriba un artículo al repecto en el New York Times. Google ha venido para quedarse.

¿Podrán los gobiernos poner límites antes de que sea tarde?

1 comentario:

Óscar dijo...

Indexarlo todo,sí, pero ¿cómo y durante cuánto tiempo se indexa? , ¿a dónde va a parar y cómo se gestiona la información sobre nuestros gustos,preferencias e inquietudes que, día a día, vamos depositando en ese aparentemente inocente hueco bajo el logo de Google? La Unión Europea ya les ha pedido explicaciones acerca de la información que almacenan sobre las búsquedas de sus usuarios. Sólo desde el punto de vista comercial es valiosísima, desde luego, aunque a cualquier conspiranoico se le ocurrirían usos menos banales.