05 junio 2008

Candidato Obama

Ahora que se ha pasado la borrachera de alegría, elogios y llamadas al momento histórico que ayer llenaron los medios de comunicación, es momento de hablar con cierta serenidad de la candidatura de Barack Obama a la Presidencia de los Estados Unidos.


1.
Ciertamente es un hecho histórico que un negro tenga posibilidades reales de acceder a la Casa Blanca. Pero cuidado. Las primeras veces nunca son buenas, y la novedad puede cegar a votantes de todos los bandos políticos y colores.

Hace un mes se criticaba y alababa por igual el nombramiento de Carmen Chacón como Ministra de Defensa. Todos los medios destacaron la oportunidad histórica para las mujeres. Y todos se quedaron en la superficie. Es natural en aquellos que criticaron su nombramiento; no lo es en los que lo aplaudieron. Si lo ven cono una normalización necesaria, lo peor que pueden hacer es incidir una y otra vez en el asunto.

Parecido puede suceder con Barack Obama. ¿Qué sabemos realmente de su ideario político? Es un hecho que los votantes eligen al candidato más carismático, más amable, menos irritante: se elige la personalidad, no las ideas. Pero los medios deberían, por pura honradez profesional, destacar y comentar las ideas y gestos políticos. No ha sido así. Las primarias demócratas han sido presentadas simplistamente como una batalla entre una mujer y un negro. Poco más sabíamos de ellos. En el otro bando, en cambio, sí había análisis político.

obama

Mientras los estadounidenses que conocen las ideas políticas de John McCain y apenas tienen interés en su personalidad (más allá de su avanzada edad, debate que fue cortado de raíz con la publicación de sus expedientes médicos), no saben nada del proyecto político de Barack Obama. Saben que es negro, carismático, lo asocian vagamente a Kennedy, saben que su abuela (entrevistada varias veces en televisión) reside en un pueblito de Kenia... ¿Es esto importante? No lo creo; más aún, es perjudicial para conseguir la victoria en noviembre. A la hora de la verdad, aquellos que sólo vean en él una figura bonita y atrayente pueden decidir quedarse en casa.

Dentro de 15 años, cuando otro negro inicie su campaña de primarias, ya no será noticia el color de su piel. Entonces podremos saber realmente qué piensa, cómo actúa y cuál es el futuro que ese dirigente depara al mundo (queramos o no, las elecciones estadounidenses marcan en cierta medida el futuro del planeta).


2.

El candidato demócrata es más inteligente que los medios que lo adoran o detestan y ayer mismo pronunció un discurso ante el Comité de Asuntos Públicos estadounidense-israelí, un poderoso lobby judío asentado en Washington. Con la victoria fresca, quiso estrechar lazos con Israel; un modo de acallar a todos los que habían criticado su tibia relación con este país (ya se sabe que en Estados Unidos, quien tiene en contra al lobby judío no tiene nada que hacer).

De la intervención salieron 2 titulares: "Quien ataca a Israel ataca a Estados Unidos" y "Haré todo lo que esté en mi opder para evitar que Irán consiga una bomba nuclear". Toda una declaración de principios; un regalo para los oídos de los judíos y un insulto para los palestinos, que ya han calificado de hostil al senador. Un portavoz de Hamás dijo que su discurso es la prueba de que la política estadounidense hacia Oriente Próximo no va a ser diferente de la ejercida por anteriores administraciones.

Así, en su primer acto como candidato ya ha mostrado un incondicional apoyo a Israel y una agresividad hacia el régimen de los ayatolás. Una jugada maestra con la que empezar a llenar de contenido su nombre y su figura.


3.
Hillary Clinton ha avanzado esta tarde que le gustaría estar en el equipo de Barack Obama; más concretamente, le gustaría ser la futura vicepresidenta, en caso de que Obama ganase las elecciones. Fiel a su estilo en esta campaña, no lo ha dicho a las claras, sino por boca de un asesor entrevistado en The Washington Post: "Hillary dice que si le preguntan ella debe aceptar, porque cree que es lo mejor para el partido; que esté unido para ganar las eleciones de noviembre"

clinton

Claro que la cosa no es tan sencilla. La vicepresidencia no es un puesto al que se acceda mediante un currículum y una entrevista de trabajo. Uno no se ofrece como vicepresidente. Es el candidato a presidente el que elige. Aunque se han dado varios casos en que el aspirante a la vicepresidencia lanza mensajes criptados o veladas peticiones. No siempre con éxito.

En todo caso, la posibilidad de un equipo formado por los hasta ahora rivales, es factible. Habrá que ver si resulta. Puede que ambos consiguan aunar el voto demócrata o, como dice Jimmy Carter, que sea el peor de los errores. Que la unión saque a relucir lo peor de cada uno; que los simpatizantes de Obama no quieran votar a Hillary, y viceversa; en definitiva, que la alianza sea un delicioso regalo para John McCain.

En todo caso, sería un pacto interesante, aunque de resultados impredecibles. Otra novedad en esta campaña plagada de gestos, palabras y hechos inéditos.


4.

Se puede terminar este rápido análisis de forma pesimista. En palabras del protagonista de El Gatopardo, "Si queremos que todo siga como está, es preciso que todo cambie".

2 comentarios:

shazz dijo...

Joder, te perdiste el peazo reportaje de Cuatro anoche!!

Por cierto, no he podido evitar acordarme de tí con esta noticia, espero que la incluyas en tu sección friki-news...

Viva María Auxiliadora!!!

http://www.elmundo.es/elmundo/2008/06/06/videos/1212787812.html

shazz dijo...

Oye que no se ha copiado bien la entrada a la noticia, simplemente es que en Morón de la Frontera han hecho alcaldesa de honor a la Virgen María Auxiliadora!!

En El Mundo tienes el vídeo, ja ja ja