11 febrero 2010

The road: mejor la novela

Hace 3 años escribí un post sobre The Road. En él decía que era la mejor novela del siglo XXI. Hoy sigo pensando lo mismo. Es un libro poderoso, aterrador; la mejor obra de Cormac McCarthy. Recuerdo que tenía que detener la lectura cada pocas páginas; así de intensa es.

La película es bien diferente.

Para empezar, no me creo a ninguno de los protagonistas. Viggo Mortensen hace un esfuerzo físico tremendo, pero le falta algo: espiritualidad, quizás. El niño no da el pego, así de sencillo.

La fotografía está a cargo de Javier Aguirresarobe, un maestro en lo suyo. Aquí falla como una escopeta de feria. Pretende engrisecer toda la película, y lo consigue. Pero se pasa de frenada y por momentos todo parece demasiado irreal.


Si hay algo que no soporto es un cámara "nerviosa". The road -la novela- está contada desde la distancia, casi la indiferencia. Los hechos duelen porque son salvajes, porque la ley de la selva es cruel. No es necesario acercar la cámara, ni moverla de un lado a otro.



En cuanto a la historia en sí, me falta frío, hambre, nieve, sangre y canibalismo. Y echo en falta la tristeza infinita con la que salí del libro. Tiene su lógica. Cormac McCarthy puede escribir "asaban a un bebé", pero pocos espectadores soportarían la imagen de un crío de 5 meses ensartado como un pollo a l'ast mientras alguien lo hace girar encima de un fuego.

Pero quizá escribo todo esto porque el proyector el cine ha fallado, porque mi butaca estaba mal situada y porque hablaban en español y no en el idioma original. Quien pueda, que lea el libro. No se arrepentirá. Quien no quiera sufrir demasiado, que vea la película. En el fondo, merece la pena.

2 comentarios:

Teresa Cameselle. dijo...

Tengo el libro encima de la mesilla desde hace meses. No me decido abrirlo.
Pensé que era mejor empezar por la película, sabía que me quedaría con dudas (así fue) y después cogería el libro con más ganas. Pero ahora es peor, ahora SI que no me atrevo a leerlo.
Lo he pasado mal, muy mal en el cine. Siento que ti no te haya llegado tan hondo. Yo sufrí como si estuviera viendo un documental sobre un futuro más que posible, y con ese padre y ese hijos enfrentados a una lucha en la que es imposible que salgan vencedores.
El final me desconcertó. Me pareció un poco de pegote, como aquel final original de Blade Runner. Por eso estoy intentando decidirme a leer la novela.
Pero me sigue dando miedo.

Anónimo dijo...

Hoy he visto la pelìcula y aún estoy en estado de shock. Es muy, muy dura. He sufrido muchísimo y me he sentido parte de ella de principio a fin. Viggo Mortensen clava el papel de una manera asombrosa, la fotografía es espectacular, nos atrapa, nos envuelve y nos hace protagonistas de la historia. Creo que es la mejor película que he visto, por el realismo que expresa y por los valores que transmite. No me atrevo a leer el libro, y menos tras leer el comentario del bebé, me quedaré con las ganas, sé que sufriría muchísimo y me marcaría de por vida ese dolor, pero recomiendo la película, sin duda, vale la pena sufrir un poco porque es un trabajo magnífico.