07 octubre 2008

El cuarto poder


Un ejemplo


En la última campaña electoral diversos medios protestaron ante la creciente tendencia de los políticos de no aceptar preguntas. El sistema era sencillo: el tipo de prensa enviaba una convocatoria a los medios, su chico iba a hablar; por supuesto, todos acudían a escuchar -es un decir, a registrar, más bien- sus palabras; una vez terminaba su speech -me temo que por lo general tan repetitivo y aburrido como siempre, igual da su color político- se levantaba y se iba. Quien quisiera preguntarle algo, iba bueno: el de prensa, muy serio, decía, "no se admiten preguntas". y fin del asunto. El partido X ya había enviado su mensaje; ahora los medios, como borregos mensajeros del vacío, debían comunicarlo a la ciudadanía.

2008-03-19_IMG_2008-03-12_22_50_54_12lo45afot1

Otro ejemplo

También hay casos en los que se puede preguntar, pero con cuidado. Hay temas que no se pueden tocar. "No le preguntéis sobre tal". Y ya está. Que aquí el que manda es el de prensa. Alguna vez, el periodista se lo puede camelar y consigue un aparte. "Pero que no se enteren los demás".

dia-del-periodista

Y otro

En ocasiones es el de prensa -otro periodista al cabo, pero al otro lado de la barrera- el que busca a un medio en cuestión. "El concejal (o consejero o el diputado o presidente o asistente del chófer del encargado de mantenimiento del subdirector) quiere contaros algo". Entonces da una exclusiva. "Sólo lo sabéis vosotros". Si se publica, el medio X le debe un favor; si no, el concejal (o consejero o el diputado o presidente o asistente del chófer del encargado de mantenimiento del subdirector) se enfada y no hablará para el medio X en un buen tiempo.

secretario_Organizacion_PSOE_Jose_Blanco


Todo esto viene a cuento de la reunión que ayer mantuvieron el presidente del gobierno con los presidentes de varios banco españoles. Sólo hablaron entre ellos, no con la prensa. Los medios gráficos pudieron grabar el mudo, nada más. unos tipos en traje hablan, pero no se les oye; el espectador puede pensar que fingen su conversación, hay alguno con cara de aburrido; “que se vayan ya éstos, y empezamos a trabajar”, piensa. Pasan unos minutos, luego fuera. A la salida, nadie habló, ni siquiera una triste rueda de prensa conjunta para anunciar lo que habían decidido (por otra arte, no estaría decidido de antemano; pero ésa es otra cuestión): solamente un comunicado, un trozo de papel que los medios deben leer, interpretar y publicar. El único que dijo algo fue Solbes... desde Luxemburgo.


Soitu muestra en este vídeo la accesibilidad que tuvieron los medios para informar del asunto.



Todo esto también viene a cuento de que el Rey haya defendido, por decir algo, "la libertad de expresión", "la prensa libre", y "la veracidad y la imparcialidad" de los medios de comunicación después de que Zarzuela haya vetado la entrada libre de periodistas a la recepción del 12 de octubre.

Dice Europa Press
Un portavoz de Zarzuela argumentó que la decisión se ha tomado por problemas de espacio. Según la agenda oficial remitida el viernes por la Casa del Rey, la cobertura informativa del acto será "exclusivamente gráfica y limitada a la línea de saludos" y será ofrecida en régimen de 'pool' por medios públicos.


Dice ABC.
La Casa de Su Majestad el Rey invitará a más periodistas que nunca, unos 150, a la recepción que ofrecerán los Reyes el domingo en el Palacio Real con motivo de la Fiesta Nacional. Sin embargo, no permitirá que los medios acrediten a más informadores para que cubran el acto, cuyas imágenes serán ofrecidas en régimen de pool por TVE y Efe. Es decir, los periodistas que acudan lo harán como invitados. Con esta medida se espera volver al origen de estas recepciones, a las que el Rey invita a los representantes de los distintos sectores de la sociedad -entre ellos, la Prensa-, y evitar que, como ocurría en los últimos años, se conviertan en improvisadas ruedas de prensa en las que tanto dirigentes del PSOE como del PP olvidaban la norma no escrita que impide hacer declaraciones políticas en presencia de la Familia Real.

Y tenemos la desvergüenza de afirmar que aquí hay libertad de prensa.

1 comentario:

shazz dijo...

Muy sencillo: el periodismo dejó de existir hace tiempo.